jueves, 26 de enero de 2012

Cambios Fisiológicos en el Amor (6) "EL AMOR DURA MÀXIMO CUATRO AÑOS..."



EL AMOR DURA MAXIMO CUATRO AÑOS SEGÚN CIENTÍFICOS MEXICANOS.

México. EFE

El amor dura máximo cuatro años y se caracteriza por ser un "estado demencial temporal", según señalan especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que analizaron las implicaciones neurológicas de este sentimiento.


El amor debe distinguirse del apego y del atractivo sexual, porque el enamoramiento activa sustancias químicas en el cerebro que ocupan todas las neuronas y no se puede sino pensar en el ser amado, afirmó en un comunicado Georgina Montemayor Flores, de la facultad de Medicina de la UNAM, la mayor universidad de Latinoamérica.


Montemayor, que dirige un grupo de invetigación sobre el tema, explicó que cuando un individuo se enamora "se accionan las zonas que controlan las emociones, como el tálamo, la amígdala, el hipotálamo, el hipocampo, el giro singulado y las partes del sistema límbico". Este estado físico-químico también se termina, aseguró la especialista. "Suele durar un máximo de cuatro años o hasta que aparece otro ser que despierta esa pasión romántica , y sólo pervive el apego o la compañía hacia una persona afirmó.


Montemayor concluye categóricamente que "sólo se puede estar enamorado de una persona a la vez", al contrario del apego o del deseo sexual. En sus inicios, el amor deviene en una obsesión de tales dimensiones "que las personas dejan de ser productivas (...) de hecho, las grandes obras de arte nunca se crearon cuando los autores estaban apasionados, sino después, en el proceso del desamor".

La especialista en anatomía precisó que las personas entran y salen de ese estado de enamoramiento porque el cerebro no podría resistir tanto desgaste si se mantuviera así constantemente. "Lo asombroso es que el encéfalo se acostumbra a las sustancias liberadas, por lo que en su caso, está a la espera de que otra persona inicie este proceso", puntualizó. "Aunque ello no tiene sustento moral, le sucede a todos los humanos", apuntó. Sin embargo, advirtió que el amor romántico "es tan fuerte como el impulso de ingerir alimentos, o tener sed, se puede controlar en las primeras etapas, pero una vez activado es imposible detenerlo inmediatamente, aunque es temporal". En cambio, desenamorarse de una persona, según la investigadora mexicana, se explica en que el cerebro aumenta los niveles de oxitocina, la llamada hormona del apego, "incompatible con la pasión romántica, que se convierte en el cariño familiar", dijo.
Para la experta "el amor tiene un precio. Por principio, se pierde la libertad y también se vuelve dependiente de otra persona, por ello, se debe recordar que el desamor libera".

Diario barquisimetano "El Informador. Miércoles, 27 de Febrero de 200...

No hay comentarios:

Publicar un comentario